Slide Para quienes no me conocen,
mi nombre es Yonier Lumbardi
y esta es mi historia:

 





Viví con mis abuelos desde los dos años ya que mis padres nunca quisieron hacerse cargo de mí, ellos me criaron hasta que fallecieron y hoy en día vivo junto con una tía.

De pequeño me dio poliomielitis y tuve que pasar por muchas operaciones en piernas y pies para poder caminar; a pesar de esto, siempre he tenido dificultad para caminar, lo que provoca que me caiga o tropiece con regularidad.

El frío también afecta mi dolencia provocándome dolor, pero eso no me impide luchar para salir adelante con buen ánimo y una sonrisa, pues simplemente estas caídas son como yo las llamo: los “tropiezos” de la vida.

Llevo búscando mi sustento en la calle desde hace 20 años, en la esquina de la Calle 104 con Av. 15 en la ciudad de Bogotá.

Vendo Frunas* pero el trabajo es duro porque muchas veces, yo como otros vendedores, somos invisibles para la gente; sobre todo en estos tiempos en que por miedo a esta grave enfermedad mundial, todos podemos contagiarnos.

Pero no todo es duro, el trabajo en la calle también me permitio conocer a gente buena que ha estado dispuesta a ayudarme.

Una de ellas es alguien a quien yo llamo “mi hermanito”, porque ha sido como una familia para mí. Esta persona me ayudó a imaginar y montar este proyecto, junto a otro grupo de buenas personas que han puesto su granito de arena para hacer posible que este sueño se haga realidad, mi sueño de un día salir de las calles.







Todo lo que ven en este sitio es hecho con mucho
cariño y esfuerzo, por lo que cualquier
compra o ayuda será un eterno
¡GRACIAS por ayudarme!

Ahora que ya conoces mi historia y mi proyecto,
te invito a darme tu mano, a abrir tu corazón
y apoyarme con mis productos,

*Este emprendimiento NO está patrocinado por la marca Frunas. Todos los costos son inversión directa de Yonier Lumbardi.

 

Escoge uno de mis productos

y recíbelo en casa.