abretucorazon.co

 

 

Si llegaste aquí es porque
me viste en las calles:
mi lugar de trabajo.

 

Vendo Frunas desde la niñez y con ello
he logrado sacar adelante a mi familia;
pero la pandemia ha hecho que la
gente tenga miedo de abrirme la
ventana de su auto para
comprármelas.

 


Yo también tengo miedo de contagiarme, pero no puedo dejar de vender.

 

option_1
option_2
option_3

Ayúdame con tu compra, mi familia y yo te la
enviaremos con todo nuestro agradecimiento.

Debido a la situación actual de movilidad podemos presentar
retrasos en las fechas de entrega en algunos de nuestros despachos.

 

¿No me puedes comprar?

Cualquier donativo que salga de tu corazón
te lo agradeceré infinitamente.